Inicio de sesión

COMUNICADO IPYS

El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) considera un grave riesgo para la libertad de información periodística y en general para las actividades de investigación, la  promulgación de la denominada Ley de Delitos Informáticos, que penaliza de manera indiscriminada la utilización de datos o bases de datos en plataforma electrónica. El IPYS lamenta que esta penalización indiscriminada no haya merecido una revisión competente primero por parte del Congreso de la República y después por el Poder Ejecutivo, antes de promulgarse la norma. El resultado será la persecución de  múltiples actividades de utilización de datos y bases de datos informáticos que son completamente lícitas, como por ejemplo las que utilizan plataformas electrónicas del Estado. Por otra parte, la ley trasunta un injustificado temor hacia las nuevas tecnologías de la información y debilita la política de Gobierno Abierto declarada por el Poder Ejecutivo, que promueve precisamente lo contrario; esto es, la utilización masiva bases de datos del Estado. A su vez, la norma asume una equivocada comprensión sobre la información relacionada con la seguridad nacional. Y es que sanciona las conductas que afectan informaciones clasificadas como secretas por razones de seguridad nacional, pero generaliza e incluye a documentos que lleven el sello de “información clasificada”; los cuales, como se sabe, muchas veces no son secretos ni afectan la seguridad nacional. Por estas consideraciones, el IPYS exige una urgente rectificación de la Ley de Delitos Informáticos, sobre todo considerando que no hubo el mínimo esfuerzo de debate amplio, sereno y especializado por parte del Congreso de la República antes de aprobarla.

Manifestantes antimineros azotan a camarógrafo, lo despojan de equipos y lo retienen en asamblea

ALERTA / 
Publicado el 02/04/2013
Manifestantes antimineros azotan a camarógrafo, lo despojan de equipos y lo retienen en asamblea

El 01 de abril del 2013, Milton Vásquez Cruz, camarógrafo del programa “JC Noticias” de Julises TV canal 7 de Cajabamba, fue agredido violentamente, despojado de sus equipos y retenido contra su voluntad, cuando cubría una asamblea pública en la que se acordaba el desarrollo de protestas contra los proyectos mineros Conga y Sulliden en la región Cajamarca, al norte de Perú.

Vásquez Cruz contó al IPYS, que durante la reunión, que se desarrollaba en una losa deportiva del Centro Poblado de Malcas, provincia de Cajabamba, una mujer sin razón alguna se abalanzó contra él para quitarle su filmadora, contagiando de inmediato a otros concurrentes que participaron de una masiva agresión. Finalmente, el periodista fue golpeado con azotes, puñetes y patadas, y despojado de filmadora, grabadora de audio y teléfono celular, tal como se evidencia en fotografías tomadas por otros periodistas que cubrieron la agresión.

El periodista fue además retenido por tres horas y media, mientras se desarrolló la reunión. Al final de la asamblea los presentes le entregaron sus equipos con la condición que borrase las grabaciones,  lo que Vásquez Cruz se vio obligado a aceptar para evitar más agresiones y recuperar sus pertenencias.

Vásquez dijo poder reconocer a las mujeres que iniciaron la agresión aunque no precisó su identidad previamente. También señaló que la asamblea estaba encabezada por los dirigentes Luis Rodríguez, del distrito de Cañaris, y Violeta Cabanillas, del Valle de Condebamba, lugares donde se desarrollaría el proyecto minero Sulliden.

El periodista resultó con heridas en la espalda y marcas producto de los azotes que recibió.

Algunos dirigentes justificaron la agresión aduciendo que el camarógrafo no portaba una identificación de prensa. Incluso cuando se trata de un pretexto que no puede avalar ningún tipo de violencia, Vásquez Cruz  es muy conocido en la zona.

El IPYS condena la agresión del camarógrafo Milton Vásquez y recomienda a los dirigentes ambientalistas de Cajamarca emplazar a sus bases a evitar a agresiones a comunicadores sociales, y a las autoridades respectivas garanticen el ejercicio periodístico y la libertad de expresión.


Compartir