Inicio de sesión

COMUNICADO IPYS

El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) considera un grave riesgo para la libertad de información periodística y en general para las actividades de investigación, la  promulgación de la denominada Ley de Delitos Informáticos, que penaliza de manera indiscriminada la utilización de datos o bases de datos en plataforma electrónica. El IPYS lamenta que esta penalización indiscriminada no haya merecido una revisión competente primero por parte del Congreso de la República y después por el Poder Ejecutivo, antes de promulgarse la norma. El resultado será la persecución de  múltiples actividades de utilización de datos y bases de datos informáticos que son completamente lícitas, como por ejemplo las que utilizan plataformas electrónicas del Estado. Por otra parte, la ley trasunta un injustificado temor hacia las nuevas tecnologías de la información y debilita la política de Gobierno Abierto declarada por el Poder Ejecutivo, que promueve precisamente lo contrario; esto es, la utilización masiva bases de datos del Estado. A su vez, la norma asume una equivocada comprensión sobre la información relacionada con la seguridad nacional. Y es que sanciona las conductas que afectan informaciones clasificadas como secretas por razones de seguridad nacional, pero generaliza e incluye a documentos que lleven el sello de “información clasificada”; los cuales, como se sabe, muchas veces no son secretos ni afectan la seguridad nacional. Por estas consideraciones, el IPYS exige una urgente rectificación de la Ley de Delitos Informáticos, sobre todo considerando que no hubo el mínimo esfuerzo de debate amplio, sereno y especializado por parte del Congreso de la República antes de aprobarla.

Mafia agrede brutalmente a periodista que investigaba tráfico de tierras

ALERTA / 
Publicado el 24/05/2013
Mafia agrede brutalmente a periodista que investigaba tráfico de tierras

El 24 de mayo 2013, Jorge Moncada Mino, redactor del diario El Ciclón y conductor de Radio Kaliente,  fue agredido brutalmente por dos desconocidos que, utilizando una llave de fontanería y la cacha de un revólver, le provocaron varias lesiones en diversas partes del cuerpo. El hecho ocurrió en Lambayeque, al norte del Perú.

Ensangrentado y adolorido, Moncada fue ingresado por emergencia a un hospital local, donde le diagnosticaron  “politraumatismo por agresión de terceros,  fractura de huesos de la nariz, fractura de piso órbita izquierdo, herida en cuero cabelludo y  múltiples contusiones en el cuerpo”. Y fue sometido a una tomografía axial computarizada, ecografía abdominal, y otros exámenes a fin de descartar un daño interno.

El periodista relató al IPYS que la agresión ocurrió a las 7 de la mañana cuando compraba el pan en una tienda, cerca a su domicilio. Un auto se habría estacionado del que bajó un hombre armado para insultarlo y advertirle deje de ocuparse periodísticamente del  conocido “Viejo paco”, seudónimo de Ángel León Arévalo, cabecilla de la peligrosa banda La Gran Familia, preso desde hace unos meses tras una operación policial que desbarató una mafia que lo protegía.

Moncada contó que el desconocido agresor lo golpeó con la cacha del revólver tirándolo  al suelo. Posteriormente, un segundo sujeto lo pateó y golpeó con una llave Stilson en la cabeza, y lo amenazó de muerte si continuaba informando sobre el reseñado delincuente.  

Al comunicador los secuaces de Viejo Paco lo habrían estado siguiendo, hecho que ha puesto de conocimiento a personal de la División de Nacional de Criminalística de la Policía Nacional (DIVINCRI),  que por tarde recogió su  manifestación en el hospital.

Según Moncada, las amenazas en su contra datan desde que investiga un presunto tráfico de tierras en la Comunidad Santo Domingo de Olmos y donde recopilaba información delicada que incluso habría puesto de conocimiento de la Fiscal Carmen Miranda. De hecho, en noviembre del 2012 le dejaron una bala y un mensaje amenazante cerca a su vivienda, lo que motivó que pidiera garantías ante la policía y gobernación sin lograr nada.

El comunicador solicitó que esta vez las autoridades le otorguen las garantías hacia él y su familia.

EL IPYS condena las agresiones que la delincuencia organizada en Lambayeque ha propinado contra el periodista Moncada y demanda a las autoridades protejan su vida y aceleren las investigaciones pertinentes que conduzcan a la captura de los agresores.


Compartir