Inicio de sesión

COMUNICADO IPYS

El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) considera un grave riesgo para la libertad de información periodística y en general para las actividades de investigación, la  promulgación de la denominada Ley de Delitos Informáticos, que penaliza de manera indiscriminada la utilización de datos o bases de datos en plataforma electrónica. El IPYS lamenta que esta penalización indiscriminada no haya merecido una revisión competente primero por parte del Congreso de la República y después por el Poder Ejecutivo, antes de promulgarse la norma. El resultado será la persecución de  múltiples actividades de utilización de datos y bases de datos informáticos que son completamente lícitas, como por ejemplo las que utilizan plataformas electrónicas del Estado. Por otra parte, la ley trasunta un injustificado temor hacia las nuevas tecnologías de la información y debilita la política de Gobierno Abierto declarada por el Poder Ejecutivo, que promueve precisamente lo contrario; esto es, la utilización masiva bases de datos del Estado. A su vez, la norma asume una equivocada comprensión sobre la información relacionada con la seguridad nacional. Y es que sanciona las conductas que afectan informaciones clasificadas como secretas por razones de seguridad nacional, pero generaliza e incluye a documentos que lleven el sello de “información clasificada”; los cuales, como se sabe, muchas veces no son secretos ni afectan la seguridad nacional. Por estas consideraciones, el IPYS exige una urgente rectificación de la Ley de Delitos Informáticos, sobre todo considerando que no hubo el mínimo esfuerzo de debate amplio, sereno y especializado por parte del Congreso de la República antes de aprobarla.

PERIODISTA DE RADIO COMUNAL ASEGURA HABER SIDO AGREDIDO POR POLICÍAS Y AGENTES DE SEGURIDAD DE EMPRESA MINERA

ALERTA / 
Publicado el 20/08/2013
PERIODISTA DE RADIO COMUNAL ASEGURA HABER SIDO AGREDIDO POR POLICÍAS Y AGENTES DE SEGURIDAD DE EMPRESA MINERA

El 18 de agosto de 2013, César Estrada Campos, conductor del programa “Tribuna Libre” de la radio comunal Huasmín, de la provincia de Celendín, denunció al IPYS haber sido agredido y despojado de sus equipos por efectivos de la Policía Nacional y supuestos trabajadores de la empresa minera Yanacocha. El hecho se habría registrado en la región Cajamarca, al norte de Perú.

Estada Campos, también colaborador de radio Coremarca de Bambamarca y radio Líder de Cajamarca, contó al IPYS, que el día de la agresión, el pasado 28 de julio, se dirigía a la laguna Mamacocha, en cuyos alrededores un grupo de campesinos acampan para impedir que la citada  minera desarrolle actividades en la zona, cuando a pocos kilómetros, fue interceptado por cinco personas que vestían chalecos anaranjados y pasamontañas negros y que le impidieron avanzar.

Los sujetos, que aparentemente prestaría seguridad para Yanacocha habrían llamado por radio a efectivos de la policía, quienes llegaron a pocos minutos. Estrada narró, que entre trabajadores de la minera y policías lo golpearon, éstos últimos usando sus armas. Y que además le requisaron su cámara fotográfica, un moden de internet inalámbrico y un teléfono móvil, equipos que hasta la fecha no le han devuelto. Uno de los efectivos, a quienes los otros llamaban “Maicol” le habría increpado que los periodistas avivan a que la gente proteste y por eso era el castigo.

Producto de la agresión, César Estrada, asegura haber sufrido la afectación de la retina de su ojo izquierdo, razón por la que deberá ser intervenido quirúrgicamente. Sin embargo, explicó al IPYS que no denunciará ante la policía o el Ministerio Público por desconfiar de dichas entidades, pero que ha dado conocimiento a las “Rondas campesinas”, organización de justicia consuetudinaria en esa región peruana.

Por otro lado, funcionarios de la minera Yanacocha dijeron al IPYS no tener en su registro tal intervención.

El IPYS alerta de dicha denuncia a la Policía de Cajamarca y a la empresa minera para que investigue lo sucedido, y de ser el caso se sancione a los responsables, y se ayude en la recuperación del equipo de trabajo que el periodista asegura le fue tomado indebidamente.


Compartir