Noticias

Organizaciones de libre expresión dan su apoyo a 5 candidatos para el cargo de Relator de Libertad de Expresión de la CIDH

Organizaciones de libre expresión dan su apoyo a 5 candidatos para el cargo de Relator de Libertad de Expresión de la CIDH

17 de junio del 2020

Excelentísimas (os):

Joel Hernindez, Antonia Urrejola, Flivia Piovesan, Margarette May Macaulay, Esmeralda Arosemena de Troitixo, Julissa Mantilla, Edgar Ralyn

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

1889 F St. N.W. Washington, DC, USA

Excelentísimas comisionadas y comisionados:

Las organizaciones que suscriben, profundamente comprometidas con la defensa de las garantías para la libre información, estamos siguiendo atentamente el proceso de elección del nuevo Relator o Relatora de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). La RELE es una organización fundamental para proteger los derechos de la prensa. Colaboramos con ella, recibimos su apoyo desde su fundación, y conocemos ampliamente sus actividades y sus desafíos.

Apreciamos que en sus veintidós años de existencia la CIDH haya sabido poner al frente de la Relatoría a personas que construyeron un organismo capaz de monitorear los acontecimientos y reaccionar con rapidez, aportando análisis de profundidad en situaciones problemáticas. Queremos reconocer la sobresaliente labor del Relator que este año termina su período, el doctor Edison Lanza. Somos conscientes de los nuevos problemas y de que los retos serán más complejos. En tal sentido, es destacable que el proceso de selección haya permitido un escrutinio y conocimiento de las ideas e iniciativas de los candidatos. Advertimos, en la lista de diez prefinalistas, personalidades con la capacidad suficiente para continuar la difícil tarea pendiente.

En la agenda de nuestras organizaciones figuran problemas como la violencia contra informadores con sus secuelas de impunidad, acoso judicial, censura en internet y hostilización cibernética, ataques de gobernantes a la prensa independiente, vigilancia ilegal a reporteros y sus fuentes, así como ―entre otros― el de la vulnerabilidad de las mujeres periodistas, que son cada vez más numerosas en la profesión.

Exhortamos, al respecto, a los ilustres miembros de la CIDH, a considerar finalistas cuya trayectoria exhibe un amplio conocimiento de la problemática de la libertad de expresión en el continente, por su actuación a escala regional con los afectados y con los Estados. Consideramos que entre los prefinalistas hay quienes tienen esa práctica inapreciable. Y que demostraron, en esa ejecutoria, un profundo compromiso con la defensa de los derechos implicados en la responsabilidad de Relator o Relatora para la Libertad de Expresión de la CIDH.

Quisiéramos apoyar a quienes, en nuestro parecer, poseen en grado sumo estos méritos. Es una valoración a partir del juicio que arroja nuestra experiencia de trabajo con ellos o ellas en la defensa de la libertad de expresión, y que no pretende desmerecer las cualidades de quienes no son referidos. Ustedes tienen amplia información sobre sus trayectorias, de modo que aquí no nos extendemos sobre ellas.

Estos candidatos son los siguientes (mencionados por orden alfabético):

Andrés Cañizález, de Venezuela, hasta este año director de Medianálisis, cofundador del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela.

Mauricio Herrera, de Costa Rica, Embajador de Costa Rica en Honduras, ex periodista de investigación de La Nación.

Carlos Lauría, de Argentina y Estados Unidos, team manager de libertad de expresión en Open Society Foundations, ex director para las Américas del Committee to Protect Journalists.

Paula Martins, de Brasil, quien ha integrado el consejo regional del International Freedom of Expression Exchange (IFEX) y dirigido la oficina de América del Sur de Artículo 19.

Ana Cristina Ruelas, de México, directora Regional de Artículo 19 para México y Centroamérica, con experiencia de trabajo en derechos humanos en varios países de la región.

Nos despedimos con un saludo cordial y un mensaje de aliento a vuestra primordial tarea de velar por los derechos humanos desde el sistema interamericano.

Atentamente,