Noticias

El Comité de Protección de Periodistas se solidariza con el caso que enfrenta la periodista de investigación Paola Ugaz

El Comité de Protección de Periodistas se solidariza con el caso que enfrenta la periodista de investigación Paola Ugaz

Nueva York, 22 de septiembre de 2020 - Las autoridades peruanas deben detener la campaña de acoso legal contra la periodista Paola Ugaz y tomar medidas para reformar las leyes penales de difamación del país, dijo hoy el Comité para la Protección de los Periodistas.

Ayer, el Noveno Juzgado Penal de Lima sostuvo la primera audiencia de un juicio penal por difamación de Ugaz, periodista de investigación y coautora de un libro de 2015 que alegaba un patrón de abuso sexual, físico y psicológico dentro del Sodalitium Christianae Vitae, una organización laica católica peruana, según la periodista, que habló con el CPJ en una entrevista telefónica, y documentos judiciales revisados ​​por el CPJ.

Luego de la audiencia de ayer, el juez está revisando los cargos para determinar si el caso seguirá adelante, dijo Ugaz al CPJ.

Los cargos penales se derivan de una demanda presentada por Luciano Revoredo Rojas, ex candidato al Congreso y director del sitio web conservador católico de noticias y comentarios La Abeja, quien alega que Ugaz lo difamó a él y a La Abeja, según esos documentos.

El sitio web de La Abeja no declara ninguna afiliación oficial con el Sodalitium Christianae Vitae. Revoredo escribió que estuvo involucrado con la organización en la década de 1980, y La Abeja ha publicado muchos artículos defendiendo al grupo de las críticas.

La demanda de Revoredo busca 200.000 soles (US $ 56.000) en daños, según esos documentos. Si es declarada culpable, Ugaz podría enfrentar hasta tres años de prisión y una multa adicional según el código penal de Perú.

“El uso de demandas penales por difamación para intimidar y silenciar a periodistas peruanos como Paola Ugaz ha durado demasiado”, dijo Natalie Southwick, Coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ. “Año tras año, vemos leyes de difamación criminal utilizadas como armas contra los periodistas de investigación de Perú. Las autoridades deben dejar de permitir estas demandas y tomar las medidas necesarias para que las leyes de difamación de Perú se ajusten a los estándares internacionales ".

Ugaz y el periodista Pedro Salinas han enfrentado una serie de demandas desde la publicación de 2015 de “Mitad monjes, Mitad soldados”, su libro en coautoría sobre el Sodalitium Christianae Vitae, según Ugaz e informes de grupos regionales e internacionales de derechos humanos.

Ugaz dijo que actualmente está involucrada en cinco procesos legales diferentes iniciados por personas vinculadas a la organización, calificando las demandas como “una campaña de difamación” y “persecución imparable que me impide escribir”.

La demanda de Revoredo, presentada en septiembre de 2019, acusa a Ugaz de difamación penal por referirse a La Abeja como un “medio difamatorio” en una entrevista de junio de 2019 en el programa de televisión “En Voz Alta”, en un artículo de abril de 2019 en el diario nacional La República. , y en una entrevista de radio de junio de 2019 de la emisora ​​local Radio Exitosa, según esos documentos judiciales.

La Abeja ha publicado decenas de artículos sobre Ugaz y Salinas, acusando a los periodistas de atacar a la Iglesia católica, de tener conexiones con los “intereses árabes” en Perú y de equiparar sus prácticas informativas con la propaganda nazi.

Revoredo no respondió a la solicitud de comentarios enviada por correo electrónico por el CPJ. En un artículo de enero de 2020 en La Abeja, escribió que la demanda "no tenía absolutamente nada que ver con su investigación sobre el [Sodalitium Christianae Vitae], sino que se debe a que Ugaz dice repetidamente que yo y este medio de comunicación somos difamadores".

El CPJ envió un correo electrónico a la oficina de comunicaciones del Ministerio de Justicia de Perú en busca de comentarios, pero no recibió respuesta.

Previamente, en junio de 2018, José Antonio Eguren Anselmi, el arzobispo de Piura, en el noroeste de Perú, presentó una denuncia penal por difamación agravada contra ambos periodistas, según informes noticiosos y documentos judiciales. La demanda contra Ugaz surgió de una entrevista que concedió a Al Jazeera en 2016 sobre el Sodalitium Christianae Vitae, así como de sus tuits al respecto, según esos documentos.

El Juzgado Penal de Piura aceptó los cargos en octubre de 2018; la denuncia pedía 200.000 soles (unos US $ 60.000) por daños y perjuicios y los periodistas enfrentaban hasta tres años de prisión, según Ugaz y reportes de prensa.

Un tribunal de Piura declaró culpable a Salinas en un primer fallo en abril de 2019 y lo sentenció a un año de libertad condicional y una multa de 80.000 soles, pero Eguren luego se retractó del caso y se retiraron los cargos contra ambos periodistas, según informes de prensa.

La oficina de prensa del Sodalitium Christianae Vitae no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios enviada por correo electrónico.

El CPJ ha documentado cómo el uso continuo de disposiciones penales sobre difamación obsoletas para atacar a periodistas críticos ha amenazado la libertad de expresión en Perú. El año pasado, un tribunal peruano ordenó el congelamiento de activos pertenecientes al sitio web de noticias independiente Ojo Público y al periodista Edmundo Cruz como parte de una denuncia penal por difamación en su contra.