: Empresa deja de imprimir semanario. Director y editora denuncian que es una represalia

Libertad de expresión

Empresa deja de imprimir semanario. Director y editora denuncian que es una represalia

El 2 de mayo de 2016, Rebeca Diz, periodista y editora del semanario Hildebrandt en sus trece, fue informada por el gerente general de Ediciones e Impresiones Andina, Willy Effio, que el semanario ya no se imprimiría en dicha empresa. La comunicación llegó dos días antes del cierre de la edición del semanario. Diz denunció que se trataría de una represalia. El hecho ocurrió en Lima, capital del país.

El 29 de abril, en su última edición, Hildebrandt en sus trece publicó una denuncia contra el congresista y secretario general del partido de Keiko Fujimori, Joaquín Ramírez, sobrino del propietario de la imprenta. La nota trató sobre dos inmuebles del parlamentario en Miami, los cuales nunca fueron consignados en su declaración jurada presentada ante las autoridades.

“La secuencia es clarísima. El viernes publicamos la nota sobre los dos departamentos en Miami del señor Joaquín Ramírez, los cuales no había declarado. El domingo, él sale a decir que efectivamente son suyos y que no los ha declarado porque no tenía porqué hacerlo. El lunes recién la imprenta nos llama y nos dice que ya no nos va a imprimir”, denunció César Hildebrandt, director del semanario, a un medio local.

El director del semanario confirmó además que no tenían un contrato firmado con la imprenta sino un acuerdo verbal que duró seis años y medio. Por edición pagaban un aproximado de US$ 7 mil más un aviso publicitario. Diz dijo al IPYS que en estos años nunca tuvieron ningún problema con la empresa y confirmó que el semanario siempre estuvo al día en sus pagos.

“El lunes me llama Effio para decirme que  la imprenta iba a entrar en mantenimiento, que me quería avisar porque lo más probable es que no nos puedan imprimir”, explicó Diz añadiendo que la empresa cuenta con hasta dos rotativas para imprimir.

IPYS se comunicó con la empresa para recoger su versión pero se negaron a declarar aduciendo que el gerente estaba de viaje y que nadie, salvo él, estaba autorizado de hablar sobre el tema.

En twitter, el congresista Ramírez descartó cualquier intervención en la cancelación del acuerdo entre el semanario y la imprenta de su tío.