Noticias

¿Quién ordenó que mataran a Léo Veras?

¿Quién ordenó que mataran a Léo Veras?

Tres meses después del asesinato del periodista Léo Veras, las investigaciones aún no han identificado a la persona responsable del crimen. Lo mataron con 12 disparos cuando estaba cenando en la sala de estar con su familia en Pedro Juan Caballero, Paraguay. El 1 de mayo de 2020, también en esa ciudad, los policías arrestaron a Waldemar Pereira Rivas, conocido como "Cachorrão", quien era prófugo desde febrero y es considerado el principal sospechoso de estar involucrado en la muerte de Veras. Fue detenido luego de ser reconocido por la policía paraguaya, tras causar un accidente de tránsito.

Llevado al día siguiente a Asunción, Rivas fue acusado por el fiscal Marcelo Pecci, quien lidera el grupo de trabajo que investiga el caso, por homicidio intencional y asociación criminal. Según la información, "Cachorrão" es parte de la banda de traficantes de PCC que opera en la frontera entre Brasil y Paraguay. 

Niega el crimen y ya ha declarado, en una entrevista de radio en febrero de 2020, que era amigo de la víctima y que podía probarlo. La viuda y la familia del periodista continúan siendo escoltados 24 horas al día por la policía paraguaya. Ellos prefieren no comentar sobre el caso y aguardan el juicio. 

"Cachorrão" vive a pocas cuadras de la casa del periodista asesinado y es el propietario del Jeep Renegade blanco, que habría sido utilizado para transportar a los tres hombres que estuvieron en la casa de Léo Veras la noche de su ejecución. Según la información, tendría que presentar un video en la corte para confirmar su versión: que posee un automóvil similar y que no participó en el crimen. Sin embargo, hasta ahora, este video no ha sido presentado al Ministerio Público de Paraguay.

También hay información, no confirmada por las autoridades, de que albergó a uno de los pistoleros que irrumpieron en la casa del periodista. Dos entraron por la puerta principal y el tercero, que entró por la calle lateral, terminó siendo baleado por uno de sus compinches. El bandido fue visto, por vecinos del periodista muerto, retirado de la escena por los otros dos. Su identidad aún no ha sido revelada. 

Según el fiscal Marco Amarilla, que forma parte del grupo de trabajo, la evidencia se está recopilando y será analizada durante la investigación. El siguiente paso será la aplicación concluyente, es decir, la queja contra el acusado que será llevado a los tribunales. Amarilla explicó que, en Paraguay, la corte no tiene un jurado popular, como en Brasil. El caso será juzgado, aún en 2020, por tres jueces, también estarán presentes un fiscal y la defensa del acusado. Con medidas de seguridad debido a la pandemia de covid-19, el sistema de justicia paraguayo debería volver a trabajar en la semana del 18 de mayo de 2020. 

 

Foto: Reproducción / Jornal ABC Color

Foto: Reproducción / Jornal ABC Color

 

Participación del PCC

El fiscal dijo que la participación de Ederson Salinas Benítez, conocido como Salinas Ryguasu, jefe del PCC en la región, no se descartó. El narcotraficante fue arrestado al amanecer del 20 de enero de 2020, cuando estuvo involucrado en una lucha de tráfico que resultó en su arresto. Después de ser alcanzado por un conductor que maldecía y mostraba una pistola, Ryguasu fue tras el conductor, lo cerró y salió del automóvil con la pistola en la mano, gritando que él era el jefe y que estaba a cargo de la región. La discusión fue interrumpida por la policía y fue arrestado.

Al llegar a la estación de policía, presentó un documento brasileño con el nombre de Edson Barbosa Salinas y, como no había nada en el registro policial, el juez de turno arbitró una fianza de R$ 80,000 para liberarlo. El sospechoso sería puesto en libertad si no fuera por la información que la Policía Federal presentó a la justicia. Los agentes de PF, con la asistencia de la policía paraguaya, confirmaron que el documento brasileño era falso y que la verdadera identidad del prisionero era Ederson Salinas Benítez, Ryguasu. 

En ese momento, circulaba información de que Léo Veras era responsable de comunicar a las autoridades la verdadera identidad del narcotraficante. Por esta razón, Salinas Ryguasu habría dado la orden de ejecución del periodista. 

El 11 de marzo de 2020, un hábeas corpus benefició a Ryguasu, y el narcotraficante salió de la Penitenciaría Estatal de Dourados, donde estaba detenido desde enero de 2020, después de presentar diez boletos que sumaban el monto de la fianza, y de ser informado de que tendría que presentarse todos los meses para comprobar la dirección fija. Sin embargo, de acuerdo con el consejo del juez Marcelo Guimarães, con las medidas de seguridad tomadas después de la pandemia, esta obligación se suspende. El sistema de justicia en Ponta Porã, donde fue arrestado, solo maneja casos urgentes de acusados ​​detenidos. 


Programa Tim Lopes

El asesinato del periodista Léo Veras es el tercer caso que se incluye en el Programa Tim Lopes, desarrollado por Abraji, con el apoyo de Open Society Foundations, para combatir la violencia contra los periodistas y la impunidad de los responsables.

En el caso de delitos relacionados con el ejercicio de la profesión, se activa una red de medios de comunicación tradicionales e independientes para acompañar las investigaciones y publicar informes sobre las denuncias en las que trabajó el periodista hasta que fue asesinado. Hoy forman parte de la red: Agência Pública, Correio (BA), O Globo, Poder 360, Ponte Jornalismo, Projeto Colabora, TV Aratu, TV Globo y Veja.

El asesinato del locutor Jefferson Pureza, de 39 años, en Edealina Goiás, el 17 de enero de 2018, fue el primer caso acompañado por el programa. Fue asesinado mientras descansaba en el pórtico de su casa. El ex concejal José Eduardo Alves da Silva, de 41 años, fue acusado de ser el que ordenó el acto y, en el juicio de 2019, optó por el silencio. En ese momento, el vigilante Marcelo Rodrigues dos Santos, de 40 años, también fue juzgado, acusado de presentar al concejal a los menores involucrados en el crimen. Según las investigaciones, el asesinato se negoció por R$ 5,000 y un revólver.

En un juicio el 9 de diciembre de 2019, el jurado popular absolvió a los dos acusados ​​de participar en el crimen, a pesar de reconocer su participación en el caso y en la corrupción de los menores que cometieron el asesinato. La fiscalía solicitó un nuevo juicio. 

El segundo caso es el del locutor de radio Jairo de Sousa, de 43 años, quien murió al amanecer el 21 de junio de 2018, con dos disparos en el pecho cuando llegó a trabajar a la radio FM de Pérola, en Bragança, Pará. El responsable por ordenarlo es el concejal César Monteiro. Según los informes, contrató a un grupo de diez personas para llevar a cabo el crimen. Según los registros de la investigación, el asesinato habría costado R$ 30,000.

En mayo de 2019, el concejal de la ciudad, César Monteiro, revocó su detención preventiva, después de que el Tribunal de Justicia de Pará le otorgó un hábeas corpus. Sin embargo, el 8 de abril de 2019, fue arrestado nuevamente acusado de matar al locutor de radio. Hasta ahora no existe una fecha establecida para el jurado popular.

 

Fuente: Abraji